Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























8 de mayo de 2008

Arte y antiguedades



Vendo mi alma al mejor postor.
Convencida como estoy de que otro
Le darán mejor uso que yo.

Es un alma rehabilitada y vieja,
Inmune a recuerdos y ausencias;
Con todos los papeles en regla.
La entrego sin remordimientos,
Con garantía de tres días apenas
Tiempo en que de manera usual,
El impulso de sobrevivir se aminora.
Tengan en cuenta los interesados
La conveniencia de tener un alma extra
Se puede pactar con la conciencia
Y dejar el pasado y las angustias
En el alma vieja.

No hay comentarios: