Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























13 de mayo de 2008

Buscando el alma perdida


Buscando el alma perdida

Lamí las heridas de mi alma descompuesta,
recogí pedazos; reparé algún sueño;
lavé mis manos de culpas
y todo negro rastro de mi azul.
Recorrí luego mi silencio en silencio,
palpando cada espacio vacío y sin Dios.
Dejé huérfanos mis miedos y le canté al alba.
Cerré las dos ventanas de mi rostro cancelando mi dolor
tomé todo el aire nuevo del que fue capaz mi garganta
y al abrirlos de nuevo…continuabas ahí...viviendo escondido
detrás de mis parpados.
Elba
Publicado por Hecha de silencios en 28.10.07

No hay comentarios: