Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























2 de mayo de 2008

¿Cómo decirte?


¿Cómo decirte?


La lluvia ha lavado el eco de tus manos
perfilando mi rostro entre tus balcones de insomnio…
¿Cómo decirte que no me esperes, que la despedida es inevitable?
Si tus barcos de esperanza encallan en mi ausencia
¿Cómo te digo que tu amor es un cuchillo que parte en dos mi pecho amor mío?
¿Qué tus ojos son dos faros que reflejan luz y sombra en mi horizonte?
¿Que también fui un poco feliz como tu, ayer por la tarde
entre la enloquecedora dicha de encontrarte y la angustia enana de perderte?

Cómo decirte que no temas que releve tus besos,
que no pretendo ni puedo sustituir tu beso sin labio;
ni tu cama lejana y mía, ni tu cuerpo que no desvisto,
por otro cuerpo que desnudo me acompañe.
Que no cambiaré, a pesar del llanto, tus adioses
por otras bienvenidas.
Que no hay fiesta de amor si no es contigo,
que he cerrado la escotilla
del corazón al amor,
porque ya no tengo fuerzas ni quiero, asir otra mano,
ni recomenzar a andar nuevos caminos.

¿Cómo decirte, amor, cómo decirte?


Elba Margarita



video

1 comentario:

azpeitia dijo...

Nadie llegó a este puerto, pero siempre existe un navegante intrépido, que llega a tu playa aunque sea tarde, para contemplar el amanecer de tu poesía y de tu blog...enhorabuena, escribes muy bien y con sentimiento y sensibilidad muy especial....un beso de azpeitia