Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























15 de mayo de 2008

Ho detto addio al dolore






Ho detto addio al dolore


Gli ho detto addio all’albeggiare
Approfittando che il cuore dormiva.
Che l’anima era morta
Che i fiori giacevano nel´ orto asciutto

gli ho detto addio senza girare la spalla…
quella che non permette di vedere l’attimo dell’addio.

scappo ora, che tutti sono morti o vinti.
Stanno piovendo lacrime da mille occhi blu
su i campi dalle mani delle fate Dolomiti.



Le he dicho adiós al dolor



Le he dicho adiós al alba
aprovechando que el corazón dormía,
que el ánima estaba muerta
y que las flores yacían secas en el huerto.
Le he dicho adiós sin girar la espalda,
la que no permite ver el momento del adiós .
Escapo ahora que todos están muertos o vencidos,
están lloviendo lágrimas de mil ojos azules,
sobre los campos de manos de las hadas dolomitas








Elba/2006






1 comentario:

Anónimo dijo...

La suma de todos los dolores te pone de parto
Grandiosa, estupenda, maravillosa.
Había que abrirse paso entre la selva de palabras.
Durante siglos has sido ciudad hospeda a todos los poetas
y es hoy que la suma de todas las vivencias te convierte
en Tierra fértil donde florecen por doquier tus virtudes
Finalmente tu pluma y verbo se unieron a la flota.
Querida Maga cuando se suma todo,
más de la mitad de la lucha está ganada, por tanto:
Brava,bravo, bravo: Excelente
Humberto