Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























13 de mayo de 2008

Me exilas al límite de ti




Somos solos tú y yo para habitar este sufrimiento,
este sentimiento venido a menos,
esta soledad con colores que propones,
este morir agarrada a tu crin de oro brillante,
este adiós del que fue un jardín de sueños.
Sufres conmigo y me dibujas con didáctica el desamor,
pero me execras.
Conducida de la mano de quien reinó conmigo
voy hacia la puerta con ramos de flores,
coronada de laureles.
Tu amable mano toma la mia
llevándome lejos de donde ya no reino,
puedes seguir soñando, dices,
y me envuelves los sueños,
y me regalas todos los espacios fuera del jardín…
Tu educado gesto cura mis heridas con mística
al tiempo que me exilas inexorablemente al limite de ti…

No hay comentarios: