Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























14 de mayo de 2008

Mediodía


Avanza la tarde entre las despobladas margaritas,
a lo lejos un tenue rumor se cuela por la ventana,
son murmullos de un mundo que existe fuera
donde todo sucede.
Aquí adentro -se paro el tiempo-
Elba

No hay comentarios: