Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























15 de mayo de 2008

Mermelada de antier


La música es un bálsamo que escucho distraida

… ¡Te evoco!

Algunas silabas tararean los labios cerrados y colgados en mi boca

Algún compás los dedos tocan sobre una mesita de sonrisas en retratos

Un mundo a las espaldas se asoma…Un mundo

¡Todo roto!

No hay comentarios: