Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























24 de junio de 2008

Demasía



Demasía

demasiadas verdades para una noche sola,
demasiado cielo donde sumar estrellas,
demasiada hiel se acumula en los pulmones.

Demasiados recuerdos para una sola noche,
demasiados deseos donde restar soledades,
demasiada miel represada en los labios…
¡demasiada!

No hay comentarios: