Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























20 de junio de 2008

Sumimano



La mano de ella...su mano en mi mano me hace Espiritu Santo.

No hay comentarios: