Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























3 de junio de 2008

verdades sin columnas


(Verdades sin columna)
Una madeja intrincada de silencios rotos,
hilos que van y vienen entretejiendo el ojal
por donde pasan, locuras trajeadas
con sus mejores galas.
Me anonada el desacierto de tus muros.
Verdades sin columnas ni asideros,
laberinto de nudos, sentimientos atrapados en el eco muerto de un ángel enano.
Barreras de marañas no me dejan llegar.
Me niego a caminar entre brazas candentes,
ni respirar cenizas que se fingen azules.
No sabes amar, no sabes…
Me pierdo en el laberinto de tus celos,
que amamantas de agravios,
destetando inútilmente a la razón…lo sé…lo sabemos…la loca soy yo.
Elba

No hay comentarios: