Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























24 de julio de 2008

Íncubo


Íncubo
Rota en los sueños y la esperanza,
develo un extraño tapiz oscuro delante de los párpados,
no veo si están cerrados o encallan en un abismo gigante como una garganta

Hoy, entre sueño e íncubo

1 comentario:

Hecha de silencios dijo...

ups!! No dejan de sorprenderme los mensajes anonimos