Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























14 de julio de 2008

Post- data


Posts data

He podido regalarte y regalarme los mejores días del amor…Pero ese amor no debía dar o recibir felicidad sólo a destajo, por momentos fugaces, eso, es un tormento inútil que no merecemos.
Perdona si la renuncia te quita la esperanza, también me he rasgado la piel del alma dejando harapos de ella por doquier y no lo alivia el violento grito de un cíclope capaz de desolar mis retoños de paz…prefiero quedarme sin besos, sin huerto, sin ti …con mis retoños de paz y mis recuerdos.

3 comentarios:

Jorge Luis dijo...

No pude más que detenerme en la post data de lo que se ve es la continuiddad de algo personal y cierto.

No por hombre, pero creo el señor que responde arriba tiene razón en sentirse defraudado.

Lo que si deduzco es lo buena escritora que sos.
Bonitas imágenes, recorren hasta lo que para algunos sería, cazar en buena lid un ciervo, mantenerlo cerca y cuando se avizora el darle su espacio en su nuevo hogar, dejarlo de nuevo a la interperie sin las armas que antes pudo tener para la defensa.

Felicitaciones de verdad, tu lugar es muy atractivo.


Jorge Luís

Hecha de silencios dijo...

Ha entendido todo mal querido anonimo, no ha entendido para nada el poema, mas bien, creo que entendió todo lo contrario. Ya ve...nada es mejor que el silencio

Hecha de silencios dijo...

Jorge Luis he de agradecerte tu paseo por mi blog y mas aun tu opinión sobre el mísmo pero no es cierto que cazo, aqui la presa es la protagonista del dolor mas grande obligada a renunciar a un amor queriendolo dar en nombre de su salud mental. Saludos