Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























2 de agosto de 2008

Exangüe


Nunca fue suficiente mi empeño denodado al librar una batalla,
todos pedían siempre, mi cabeza o mi sangre.

No hay comentarios: