Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























9 de agosto de 2008

Misiva


Manuscrito el testimonio sin secretos,
tu carta de amor me ha conmovido.
Pletórica de sentimientos blancos,
sin sospechas;
despojada y humilde como quien ama
sin armas ni despecho,
con el desprendimiento
del que nada pide a cambio,
comunión magnífica
entre el papel, la pluma, el espíritu
y el puño que se agita,
sólo el amor decantando amor,
íntegro y puro como un niño,
con un leve y lejano perfume
acompañando, como un hermano mayor
a las palabras, ténue, casi inexistente,
testimonio de la caricia previa al envío,
como quien en vez de una carta,
mete junto a la misiva en el sobre, toda el alma en un solo latido.

Hechadeundulcesilencio

6 comentarios:

Hecha de silencios dijo...

gracias linda! Siempre con tu particular y maravillosa forma de comentar.
Elba

M@R dijo...

hola,,,
llegue aqui gracias a migdalia,y la verdad es que volvere tenes un hermoso blog , aqui hay letras maravillosas, imagenes bellas, y sobre todo una sensacion de paz, y eso me gusta,,,

abrazos,,,

Anónimo dijo...

Mar, estoy deacuerdo contigo, este blog te llena de tanta paz. Te felicito de corazon Hecha de silencios.

Mª del Pilar González Sánchez dijo...

Hermoso blog,estoy deleitandome con su contenido
bello de verdad
besos
Pilar

amareamorir dijo...

Gracias por tu visita a mi blog... me ha gustado mucho el tuyo y te seguirè visitando!! :D

Besos.

Mujer Versus Mujer dijo...

Muy bonito recibimiento a una carta. Siempre es tan gratificante recibirlas, es una pena que ya no se escriban cartas como antes. Ya no se espera al cartero. En mi pueblo, era como una fiesta cuando llegaba el cartero y tocaba a la puerta de tu casa y hasta en la del vecino. Salían a preguntar, ¿quién te escribió? Era como una gran familia.
Me gustó eso del aroma, qué bonito, las cartas tienen aromas. Lo había olvidado.

Abrazo