Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























30 de septiembre de 2008

¨poesías y lobos




Renuncio a la libertad del alma!
Vuelvo los pasos al aposento tranquilo donde no existen las letras inquietas ni los sabios.
Me despueblo de pueblos raros; me despellejo los labios; recojo los pasos alados, cierro de la puerta las antiguas cancelas.
Regreso a la madriguera, a la que pertenezco, donde el lobo gris caza para mí.
Me desteto de la rosa y sus espinas, del jazmín perfumado, del canto del pájaro aquel.
Tenía razón el búho sabio que a sabiendas de la insania de mi canto me graznaba al oído sordo:
Nada debes a ninguno, y a nadie debes  menos que a mí.

3 comentarios:

Hecha de silencios dijo...

Si viene de ti un comentario sobre mis letras, esas que llevan aristas impregnadas del sentimiento titánico que compone el centro del alma, seguro que hace crecer mas ese centro e imprimir fe en esas aristas mas que en esas letras.

Te beso justo desde el centro del alma amiga mía.

hechadesentimientos "comunque vada"

Incombustible dijo...

Esto de quitarse de encima cosas (hasta la piel) da para recibir lo nuevo.

Paso a saludarte, a disfrutar de tus entradas y ¡Me encuentro a Migdalia!

Las dos son, por mucho, de lo mejor que se encuentra en internet. Las respeto y admiro muchísimo.

Besos mexicanos

Hecha de silencios dijo...

Incombustible...¿Que decirte ante esos magníficos Halagos? me sonroja y los agradezco
ad infinitum.
(Migdalia es magnifica, eso si lo se de cierto. Un abrazo
hechadesilencios