Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























23 de septiembre de 2008

Réquiem





Abortamos el beso y la fe,
pero dejamos intacto el deseo,
le dimos la espalda al tiempo,
y vino el juicio final,
y nos encontró sin alma.

No hay comentarios: