Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























14 de septiembre de 2008

TRISTEZA NUMERO DIEZ


Tu, ¿que sabrás de mi mundo?
si nunca viste en el fondo de mis ojos vivos,
El camino gris donde habita encarcelada,
como un ave nocturna, la tristeza.

No hay comentarios: