Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























24 de septiembre de 2008

Tu corazón en mi cuenca


TU CORAZÓN EN MI CUENCA


Yérguete sobre la cima del verdugo inclemente,

vístete de viento del Norte,

grítale al silencio dentro de nuestro silencio,

separa siete pieles a tu ombligo,

y aléjalo de mi vientre.

Lava tus pies para borrar mis huellas,

lava el recuerdo de mi boca con agua bendita

y hazte santo.

No creas en las hadas caracolas,

no creas,

ponle ajos y cruces a tus puertas…

¡Vamos!, engañemos a todos, que a mí

me basta abrir las manos

para ver latir tu corazón en mi cuenca

pletórico de ausencia, de martirio,

palpitando entre mis manos,

esperando que te diga

-¡Aún te amo!-.



Elba & Margarita

Es toda una inundación de amor que Arrastra





video

1 comentario:

charlotte dijo...

Elba: hermoso texto, y conocer la voz de Migdalia, es muy fuerte!, no la imaginaba de otra manera. Felicitaciones a las dos, un beso grande! (qué dupla!!!)