Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























17 de octubre de 2008

Cuitas



Quiera tu corazón ser una liana para asirme
venga yo de donde venga,
vaya yo por donde vaya.


Hecha de octubre lluvioso y desde mi balcón

1 comentario:

Anónimo dijo...

Leerme a mi mísma en la distancia de los años es como tomar un café con un viejo amigo y quedarnos regodiados en los antiguos detalles
Yo