Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























12 de noviembre de 2008

Enamorarme de mí



Enamorarme de mí,
reconocerme detrás del llanto,
gritarle a la imagen del espejo que me necesito
percatarme de que el corazón aun palpita,
tomarme de las manos,
hablarme dulcemente y sin reproches,
hacerme cómplice de mi carne y sus sensaciones
a despecho de las desilusiones
hacer el amor conmigo, como jamás con ninguno.
Abrazarme, consentirme,
mimar en cuerpo y alma, este poco que queda de mí.

1 comentario:

Hecha de silencios dijo...

Gracias por tu deseo anónimo, pero mi poesía no es autobiográfica
Ya estoy enamorada de mí :)