Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























28 de noviembre de 2008

Reflejos III


Quiero abrazarme antes de abrazarte
Destetando el viejo oficio de remendar heridas que no infringieran mis manos
ni amamantaran mis senos

Quiero esta ceguera temporal
Tener el rostro que yo quiera
Respirar el aire del mundo desde su base inmunda
Mirar sin mirar los huérfanos de amantes
Hacer caridad entre los cuervos
Sonreírle a la hecatombe
Sin asustarme del mundo
Sin asustarme, sin inmutarme
Sin desmembrarme
Sin arrepentirme,sin derrumbarme
sin vértigo, a pie descalzo
Pisando el barro hecho de barro
Desojar margaritas de acero negro,
reírme de mí, del amor, del dolor que vive en mi pecho
reir de los destellos del alba
ebrios de nostalgias profanas
impregnados de ayer, ahitos de mañana.

No hay comentarios: