Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























18 de diciembre de 2008

A Luis


Eslabón de mi sonrisa
Cadena de mi amor, insustituible
Impostergable siempre en el abrazo
Imprescindible en la lágrima que oprime
Insustituible, inigualable,
gaviota gentil que se poso en el seno de mi sangre
Amigo mío…el del amor inquieto, el de la voz amable
Amigo mío…amigo mío.


A mi amigo Luis el Grande.

No hay comentarios: