Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























27 de diciembre de 2008

Me quedó grande tu amor



Me quedaron grandes las vestiduras de tu amor
como una arandela gigante e inapropiada,
como una niña que escondida viste el traje de la madre que no mira
Me quedo grande tu amor, me quedó grande
como a un barquito de papel la inmensidad de un océano en tormenta

Como le queda grande a la gaviota que surca sin bandada el cielo claro,
como un anillo de boda y juventud remota en el dedo que muere de vejez
Grande como la maestra, el primer día de clase en nuestras vidas
grande, inmenso, como al polluelo débil el nido grande con el polluelo fuerte
que por instinto básico de supervivencia aniquila en inexorable destino fraticida.
Grande, grande como la espera en la antesala de un hospital delante quien nace o muere
grande como El Quijote,
grande como el hambre en el mundo ignorado y pobre,
grande, como la esperanza o la tristeza.

Me quedo grande tu amor y sin embargo…me asfixiaba

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Suele ocurrir, a veces los grandes amores, ese que nos llega de repente, el que abrimos cual botella de vino y lo dejamos decantar, para luego saborearlo mejor en todo su cuerpo y delicia, nos embriaga de tal manera que acabamos asfixiando con su añeja vida, al ser que creemos se llama presente, mañana, hogar, vida.
Suele ocurrir, que los grandes amores por grandes, no nos encajan, se volatizan, se caen, se mueven a tal velocidad que terminamos agotados y asfixiados en la carrera febril de sostenerlo para que sea lo que la quimera de la ilusión, o lo virtual o lo real, creó nuestro corazón, desoyendo a la razón de nuestra mente.
Suele ocurrir, que los grandes amores, a veces, son los imposibles que no llegan a ser, por dispares, por ser aire y tierra, por ser sueño y huella.
Suele ocurrir, si, que hay grandes amores que nos quedan grandes y nos afixian.

Un mejor 2009 y que el amor, grande y verdadero, el que encaje alguna vez, jamás te asfixie.

Con el adiós colgado en el alma triste.
Yo.

Anónimo dijo...

¡Cuántas veces se hace necesario el reposo para poder leer, comprender y saber lo que en verdad se dice y se hace. "Obras son amores y no buenas razones", he alli la fórmula mágica de todo.

Un 2009 sin abrojos y saltos.
MarMar

Anónimo dijo...

PD. hay cegueras y sorderas que no permiten comprender al ser que sólo se entrega al amor, sin reparos y con la casa de puertas y ventanas abiertas, por atávicos equívocos en la manera de dar y entregar el amor.
MArMar