Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























23 de febrero de 2009

Manos







En la mano derecha tengo un pañuelo de encajes blancos,
La mano izquierda no lo sabe,
ni se divisa lo que esconde entre sus dedos…también blancos, aunque parezcan negros

No hay comentarios: