Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























4 de febrero de 2009

Margarita toma la mano de Paris





Paris-
¿Sabes Margarita?, escuché de un jardín, dicen que sólo el silencio
que te embarga al llegar a él, puede medir su belleza; sólo hay que
cerrar los ojos para verlo. Tengo sueño y todo está callado ojalá
tenga a suerte, te contaré.

Margarita-
No escuches al silencio, te lo ruego, conozco ese jardín y ese silencio,
estoy hecha de él y te lleva sin darte cuenta y se come tus manos y te congela la esperanza y te convierte en río…No cierres los ojos, te prometo encontrar para nosotros otro jardín

No hay comentarios: