Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























25 de febrero de 2009

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es la canción más hermosa jamás escuchada, junto a la letra dedicada al amor más grande.