Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























1 de marzo de 2009

Lecho (visitando a Paris)


Margarita_
Ayer te vi con los impacientes ojos de mi rostro,
Hacia mucho que debía conformarme solo con verte con los ojos del alma.

Paris_
Yo hice fiesta del abrazo,
Desde la fuerza exangüe de mis brazos.

Margarita_
Espero volver a verte pronto.

Paris_
Y yo el próximo abrazo.

Margarita_
Yo con los ojos impacientes.

Paris_
Y yo, a pesar de que debas sostener con tus brazos
El abrazo de los dos.

2 comentarios:

Versos complicados dijo...

He de confesar sin ambages, sin que me quede nada por dentro que no sea...un infinito respeto y afecto, que estos diálogos entre Paris y Margarita, son los diálagos mejor escritos, que haya leído jamás y sobre todo, los que más me han conmovido, siempre una lágrima y un quedarme en éxtasis, con el alma suspendida en un suspiro.

Anónimo dijo...

En esos diálogos dejo jirones de mi vida que se vuelven palabras bajitas revestidas de una fe tan necesaria como el aire, Gracias por tus palabras Migdalia.
Elba