Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























28 de marzo de 2009

Moiras


Cierras puertas,
pasas pesados cerrojos,
abandonas ciudades de amargura y miedos
llena de callejuelas sin nombres ni esperanzas
Pregonas orfandad de aquel que te dejo sin besos la piel
Y sin paz el corazón y el alma…
Das la espalda a la razón sin razón…
Abandonas la noche, con sus nocturnos males,
Oscuros como ella misma.
No pidamos clemencia a las Moiras
Ciegas y sordas tejerán indiferentes
siempre nuestros destinos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Moiras II

implacables
se desplazan
alma adentro
mueven los hilos
a su antojo
ríen como hienas
marcan en un calendario
sin firma
en un mismo día
la luz
y la sombra
de cada quien

al fín
marionetas infinitas somos
de sus designios
...........................
(Cabe preguntarse y qué pasa entonces con el "libre albedrío")
............................

Cerrojos

sin calles
puertas /ventanas
ciudad que albergue
cuerpo sin piel
besos sin labios
espalda que se fusiona
con el adiós inclemente
noches que deslumbran de niebla
días que anochecen deseos
herejías / blasfemias
rogativas inútiles
excomunión del amor
y del amar
-el imposible-
nada llena / todo sobra
no existes / no soy