Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























5 de abril de 2009

Corazón desmemoriado






Un instante de angustia te hace nido y
enmienda y voluntad se hacen olvido
Tibio se torna tu corazón largo y ancho
Para guarecerme del repentino quebranto
Corazón desmemoriado...
Que se olvida en ese instante
que tu ya me habías olvidado

3 comentarios:

Versos complicados dijo...

Le pido al olvido que no me haga caso nunca, no quiero tener lecciones de amnesia, ni perderme un instante de vida. Por eso me identifico tanto con el hermoso poema, pleno de ternuras, que hoy nos regalas.

Y yo hubiera hecho lo mismo, un sólo instante de angustia y reviento teléfonos, mails, agarro un avión, me monto en aeroplano, globos de colores, no sé...lo que fuera, al saber que quien amo pudiera estar en peligro, aunque fuera una fracción de segundos.

Te abrazo.

Leo dijo...

Hola Elbe, aquí me tienes. La memoria no debiera de perderse aunque llegaramos a 200 años. Memoria, olvido todo va unido.

Saludos sinceros, me haceis todas dos. la vida llena de vetura.
Gracias .

Anónimo dijo...

El olvido esta lleno de memoria - Mario Benedetti.

Te quiero hermana