Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























19 de abril de 2009

Cuando se estrecha el camino


Mi lágrima te convida,
mi corazón te convoca,
tu mano hace un sólo puño de nuestras manos,
los dos músculos al unísono laten,
en un indivisible combate.

3 comentarios:

Versos complicados dijo...

Sentimiento expresado desde la fusión de los corazones, en el camino a seguir para encontrar la luz.

Querida Elba, estoy convencida que saldrás fortalecida, bien, mejor, ¡viva y con ganas de vivir a plenitud !

Besos,
Migdalia

Incombustible dijo...

Primero, disculparme por no venir a visitarte con la frecuencia que me gustaría (cosas del mundo exterior, que a veces me mantiene alejada de la máquina).

Lo segundo es que te tengo un regalo en mi blog que, si tienes tiempo, me gustaría que pasaras a recogerlo (ojalá te guste)

Y lo más importante: que sepas que mi corazón está contigo

Besos y apapachos

M@R dijo...

ADELANTE QUE CON LA BUENA VOLUNTAD TODO ES POSIBLE,,,

ABRAZOS,,,