Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























3 de abril de 2009

Imagen nocturna


Repasare mis versos esta noche
para recordar la sospecha que tuve de tu aroma

la incognita de tu pecho de nido...
La incertidumbre de tu beso en mi boca

3 comentarios:

Presentes Ausencias dijo...

Hermoso poema que conmina a tus recuerdos. Trajo a mi memoria reciente, otros poemas de brillante factura de tu ingenio y arte, como el que habla de campos de arroz en Shangai, o piélagos, o le hablas a ella, una pagana.
Como también uno de atrás, que cuentas y te preguntas, ¿Cómo decirte? el cual tuve el privilegio de llevarlo en mi voz además de en mis emociones, así como otros que por allí circulany quepueden deleitar a quienes quieren escucharlos, por favor, no en el engreimiento de que estén en mi voz, si no por tu pluma sin igual.

¡Cuánta magia tienes, en la síntesis de un torrente de sentimientos, en cuatro versos o menos!

Mi admiración de siempre Señora. Elba, un placer acomodarse en este recodo de hogar encendido, aunque vivamos en le trópico.

Presentes Ausencias dijo...

He de pedir disculpas por los gazapos y errores que siempre escapan de mi teclado, que no de mi mente, son los dedos autónomos quienes me juegan malas pasadas.

azpeitia dijo...

Lo bueno si breve, dos veces bueno...lo dijo Baltasar Gracián in illo tempore...pero sigue siendo verdad...un abrazo de azpeitia