Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























28 de abril de 2009

Incomprensibles II


Desde hace un tiempo tu poesía me hace recordar la Sanchización de Don Quijote, algo te dejo impreso en la pluma ese amante del que reniegas y al que cada dias asemejas en el volcar en la pluma, otrora terrenal, firme y circunspecto en un intrincado laberinto de metaforas entretejidas por seres alados y fantasiosos, poseído tal vez por el mísmo hechizo lacteo que no desteta, quedado esa huella en tus propios pensamientos y

He ahí que no olvida quien quiere , sino quien puede...

1 comentario:

Anónimo dijo...

.