Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























11 de abril de 2009

Oscuridad


Tanto pretexto oscuro para bautizarse
en la tiniebla inútil,
que hurga en lo recóndito
renegando de si

1 comentario:

Leo dijo...

Un DO de pecho te doy yo
que retumbe en el firmamento
para sacar del letargo
al dichoso silencio.

Apreciada amiga, me lo pones muy dificil.Me haces discurrir, pero te lo agradezco, a mi edad es muy buena la gimnasia mental.
Un fuerte abrazo.
Leonor