Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























27 de abril de 2009

Pausa


Hacia mucho que las olas
no acariciaban,
como un dedicado amante mis pies
¡Fue hermoso!
Agradecida,
le regale una lagrima,
que se perdió en la inmensidad de sal

No hay comentarios: