Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























17 de mayo de 2009

No me amaba





Me ama, no me ama, me ama...
No me amaba.
Y me Pregunto
¿Cómo se disuelve afrontando el alba
la sed de unos besos
que jamás probe /que jamás bebi?
Si no me amaneciste jamás en la piel,
ni me amaste una tarde casi abandonada por el sol,
ni lloramos, arrancándonos como acertijo -las alas-,
preguntandonos…
me ama…no me ama…me ama…

No hay comentarios: