Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























18 de julio de 2009

Fragmentandome


Y yo que me desdoblo en dos, en tres, en diez…

Me multiplico en monedas,

regándome como un rio,

Me mimetizo en mármol, fuego o arena

Dormida me fragmento en sueños

Despierta me trasmuto en primavera

Hasta cuando respiro me fracciono, en dos, en tres, en die
Jamás viví en blanco o negro, me cobijò todo matiz
Casta, pecadora, Monja,
reina complicada o meretriz…
Eso si,
en el amor, cual arcoíris,
amare siempre, como si fuera cada una,
la primera vez que lo vivi.

1 comentario:

cóncavo y convexo dijo...

Regreso agradecida por tu paso por mi nuevo atrevimiento en el aprendizaje de crear un espacio en la web, pero más aún, agradezco tu post, este que hoy publicas, dejado en comentarios, has descrito a mi ser y a la intención de la página. Te sigo y espero no te pierdas. Mara