Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























10 de julio de 2009

Palabras ajenas...Pero buenas!


Ausente como estoy.
Sólo suplico al tiempo un poco de verdad
para este rostro
que le ha costado tanto
verse a los ojos---


Ybory Bermùdez Leòn

2 comentarios:

Hecha de silencios dijo...

Una de las hadas pequeñas tenia
atadas a la espalda mas de seis pares de alas doradas que mantenìa ocultas...
Te amo hermana.
Elba

Anónimo dijo...

Bella expresión del alma femenina en el dolor, tal vez del amor herido. Olafo