Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























22 de julio de 2009

Soledad VI


Necesito un árbol que me pertenezca
Cuyas ramas se encorven para darme abrigo
Necesito un árbol para abrazarlo,
Un árbol que este siempre en el lugar de siempre
Junto a la certeza de que a pesar de la ausencia
Estará esperando mi regreso…
SOLITUDINE VI
Ho bisogno di un albero che mi appartenga
Un albero che incurvi le sue rami per coprimi
Ho bisogno di un albero per abbracciarlo, Un albero sempre nel solito posto di sempre vicino alla certezza che nonostante l'assenza starà aspettando il mio ritorno

2 comentarios:

Versos complicados dijo...

Desde esta distancia física, espero una de mis ramas te llegue.

Te abrazo.

Hecha de silencios dijo...

A pesar de los muros...Siempre me tocaran tus ramas. Gracias!!