Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























23 de agosto de 2009

Diagnósticos II



Algunos mueren de hambre, sed o frío,
otros de odios y de guerras,
algunos pocos mueren de amor o desamor
y esas muertes son irremediables.
Algunos no tienen motivos para vivir
y se suicidan,
malbaratando la muerte o la vida.
Paradojas…
Estamos los que queremos vivir
desesperadamente,
a pesar del desamor,
de la sed o el frío,
de los odios,
adioses o guerras
y nos aferramos a la vida,
ignorando:
diagnósticos,
galenos o Esculapios.

1 comentario:

Versos complicados dijo...

...si fuera posible. quizás para una, para quien como yo, se olvida de sí para ser...pero...si fuera posible ignorar los diagnósticos en los seres que una ama hasta más allá de no sé dónde o hasta las entrañas del alma... si fuera posible mi querida Elba, dueña de los silencios de los que está hecha...

besos y abrazo grande

migdalia