Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























4 de octubre de 2009

Páginas


De todos los surcos emergen lagartos sin nombres propios regandose por los espacios vacios

3 comentarios:

Leo dijo...

Elba, por favor, dime a que te refieres en este escrito, no te acabo de comprender, mejor dicho al escrito no acabo de comprender
Gracias
Abrazos
Leonor

Hecha de silencios dijo...

Hola Leo, tiempo sin venir por aqui. Trataré de simplificar ese pensamiento referido a mis miedos, que en un determinado momento se colaron por doquier...Se trata de mi salud, pero fué un momento de debilidad, Un abrazo gigante y gracias por estar aqui.

Leo dijo...

Perdoname, Elba, no quiero disculparme, pero sabes, os quiero dejar mis sentimientos a todos, sobre mis sentires hacia vuestros escritos y no me queda mucho tiempo por eso tardé en pasar.
Deseo con tada el alma que tu salud se recomponga enviandote parte de mi enegía, que dicen tengo mucha, quiero compartir.

Besitos y abrazos, querida amiga.
Leonor.