Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























1 de enero de 2010

Ausencias


Decía mi madre :

“Sólo puede herirnos quien puede,

 no quien quiere”

 Y ¡Tú, puedes!



01 de Enero de 2010…Pero remando
 Cuando toda la tristeza del mundo se refleja en la ausencia de un abrazo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me llena de tristeza infinita esta entrada.

Alma Cervantes dijo...

ENTRE AUSENCIAS Y SUSURROS DESFILAN LOS SILENCIOS Y SE ADE TRAN EN EL ALMA. GRACIAS POR ESTE SENDERO DE TUS SIENCIOS QUE LLENAN DE TRANQUILIDAD MI RUTA EN ESTA NOCHE

Leo dijo...

Elva, sí, hay que puede, por mucho
que el refran diga.

Abrazos y besitos, mi amiga desde mi casa en Avilés, Asturias,España.

Leonor