Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























8 de enero de 2010

Memorias de la luna IV


~ Y yo que me desdoblo en dos , en seis, en diez
cual puzzle asido a unas  piezas que agonizan entre si...

1 comentario:

Versos complicados dijo...

Ella XIX

atrapó en su día
una luciérnaga
la cuenca de su mano
iluminada
fue farol de sus noches
tristes

ella
la que todo lo sabe
la que mira siempre
hacia los infinitos lados
la que escucha música
y canta soledades

ella
la que se fragmenta
en mil pedazos de alma
para guardar a cada amor
en el trozo
de corazón que le corresponde

ella
la que sufre y ríe
la que llora y espera
la que siempre es
aire
tierra
fuego
y agua


ella
la mujer entera

Migdalia B. Mansilla R.
08/01/2010