Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























16 de febrero de 2010

Doble o nada

Los demonios,

brevemente aletargados,

despertaban,

reclamando su espíritu

retornándolo a las sombras.





No hay comentarios: