Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























26 de febrero de 2010

Memorias de la luna VIII

Se asoma el color  cuando  la tempestad  merma.
Siempre queda una flor que abriga al corazón.
Un sol que timido se asoma, semeja al  sol que recuerdo.
Aferro esa sensación y me siento en su costado.

No hay comentarios: