Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























30 de marzo de 2010

Despues de la lluvia.

Las musas siempre regresan, basta un poco de sufrimiento que perciben a distancia y sin darte cuenta están ahí, detrás de la hoja blanca.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Unos minutos:

http://www.youtube.com/watch?v=b5RpnwVr9m0

Leo dijo...

Y en hoja blanca escribimos sus pensamientos.
Abrazos y besitos.
Leonor