Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























21 de abril de 2010

Desmemorias

Quiero desmemoriar de fango,
El cántaro que fue a la fuente,
El canto de los pájaros que no se ven.
Mis zapatos de tacón alto,
Mis pecadillos veniales.
Besar una boca a mi justo nivel,
Ni más alta, ni más baja
Y si desciende ese ras deseado y consumido
Solo sea, sin que el fango se adhiera a mis tacones altos
Ni retornen, cansados a la fuente
Ni que los labios besantes se desmemorien
De los trinos, ahora visibles, de regreso a su riel.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Devi passare la vita, mettendo la ingombrano, rinascita di nuove terre e vivere, vivere, vivere.

Silvana