Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























7 de mayo de 2010

La pregunta y su respuesta


Y ¿Si nos ponemos los sombreros de lluvia,
y los pies de paja
y mezclamos los colores del arcoíris
y nos embriagamos yo de ti y tú de mí?


Nos mojaríamos con la lluvia,
se desharían nuestros pies tras las huellas
sobreviviría solo un color primario
para descubrir al dia día siguiente, la resaca.

No hay comentarios: