Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























27 de mayo de 2010

Reflejos


Voy a llenarme los pies de barros de otras geografías,
respirare otros perfumes, cortare flores nuevas, invernales, exóticas...
Recreare la vista de paisajes diversos,
antiguos, míos,
¡Jamás olvidados!
Miraré la luna desde otro ángulo,
con estas mismas pupilas.
Ofreceré en pira el recuerdo que atormentaba la roca.
Lavare mi alma con el rocío amable de la madrugada,
evocando la paz de una latitud fresca y remota.
Me pondré de parto junto con la aurora hasta parir el día,
a pesar de que haga frio,
y aunque me juzguen loca.

No hay comentarios: