Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























15 de marzo de 2011

A ti que...


Recojo tu grito hasta la última hebra…
Hago un ovillo…



...Paciente, ato mi corazón desnudo al silencio.

1 comentario:

Versos complicados dijo...

También el silencio ahoga como el más desgarrador de los gritos.