Padecía de ingratitud severa y murió de una sobredosis de egoísmo fulminante




























3 de abril de 2011

En Memoria de mi Tyzon

La tristeza se pasea por mi casa como si de la propia se tratase.

Yo me escondo, la eludo, pero a cada instante la tropiezo… y me abraza.

No hay comentarios: